martes, 1 de mayo de 2012

1° de MAYO

Tus manos son muchas manos, compañera, compañero
duendes de la luz y de la sombra,
 caballeros andantes de la materia inerme, amazonas de cielos entrelazados,
 hacedores de mundos superpuestos, habitantes de relojes furtivos,
 estrelleros del común y convidados de roles diferidos y lunas contagiosas

Vuestro día , nuestro día, obreros  de corazon en alza y silencios cursivos,
 nuestro dia no comienza hoy, no culmina hoy. como el trigo que luego de su odisea se distiende y encorda,
 convertido en pan.  No termina en la mesa, no termina su ciclo
 el día de la ofrenda en los labios pudorosos que lo toman por don.
 Vuestro día, es el día de las manos , de los pies, de los ojos en su dicción terrestre .                                                                  
Hermanas, hermanos, un 1° de mayo, se levantó del polvo la sangre fusilada.
 Hizo de su temblor, de su color ardiente, su pentagrama, su empuñadura,
 su bandera copiosa, su multiple rasguido en trincheras solidarias,
talleres, socabones, senderos del arado, en el telar sin rumbo exacto,
 en la tela de araña del bastidor sin dogma, en la piedra aterida antes de ser suspiro.                                                                                                                     Obreros de la vida, sin edad, pero contestes a todas las lenguas de los cuatro elementos,
 subamos a este día como al día mayor de nuestros día, como a la palabra y a su razón de ser,
 como a la lucha cotidiana y su sentido permanente,

 como a la luz que narra nuestro fundamento.