sábado, 1 de febrero de 2014

AHORA MÉXICO IV.- HIPÓTESIS PARA IMAGINARIAS

Propongo un ejercicio de hipótesis-ficción. Llamemos  a México Mex  y a su régimen  Pequeño Hermano. El lugar es un territorio con escarceos de una inminente guerra civil.  Los medio de difusión y propaganda  afines al régimen,  los reportes de sublevados en armas y los  de  procedencia apócrifa, confunden al común de la gente.  Para la gran mayoría son los reportes de los rebeldes los que les inspiran confianza, mientras que los elaborados  por el Poder  desalientan por lo tendencioso y subjetivo. Las noticias de origen apócrifa proceden de agentes interesados en medrar en guas revueltas.
   La situación parece estancada en una no disimulada toma de posición ante  un aluvión de sucesos que superan los peores vaticinios. La violencia se ha hecho carnadura de la nación. No hay un lugar donde no haya desplazamientos hostiles   Así las cosas este  Cronista  cree oportuno hacer su análisis a partir de seis hipótesis extremas en el terreno de los hechos, una vez superada largamente la posibilidad de trabajar sobre HIPOTESIS DE CONFLICTO.  Se trata de una búsqueda racional de echar luz sobre la incertidumbre reinante en el  Reino de Mex.
   El poder del Pequeño Hermano se bambolea, pero gracias a su  investidura de reyezuelo tardío, sus esbirros corruptos y un ejército de mercenarios, persuade a los suyos y a la opón pública  internacional de la buena salud de su reino.

   PRIMERA HIPÓTESIS.-  Tienen razón quienes ven con buenos ojos el que  el Pequeño Hermano  legalizara a los rebeldes, les diera armas y logística  adecuada a fi de combatir al crimen organizado, a cambio de institucionalizarlos  y someterlos a la verticalidad de sus Fuerzas  Armadas. Estos apologistas del acuerdo pírrico de los rebeldes con el régimen arguyen  que se trata de un mal menor a la medida en que la unidad  de base es intangible y supera cualquier forma  de acuerdo posterior a su formulación de objetivos.

   SEGUNDA HIPÓTESIS.-  Quienes desconfían de este acuerdo lo hacen en virtud de la difusión de pruebas que involucran al régimen como parte del problema, considerándolo  responsable de lo que dan en llamar narcoestado. Es absurdo a su parecer aceptar legalidad de un régimen  ilegítimo desde  sus  inicios, teniendo a su favor una constitución que legitima su autodefensa y los inmuniza para futuras represalias de índole jurídica.
   Esta doble rebelión, esto es, alzarse en armas y desconocer cualquier acuerdo que limite  o liquide su autonomía, conduce a la vez a dos alternativas que incluso pueden ser más…SEGUIR CON SU OBJETIVO ORIGINAL, avanzar sobre el crimen organizado, aceptar, en algunos casos, trabajar con las fuerzas del régimen sin comprometer su integridad, aprovechar cuanta logística se le pueda brindar…Todo esto en u marco de buena convivencia con quienes firmaron acuerdos con el régimen.

   TERCER HIPÓTESIS.- El Pequeño Hermano pretende utilizar como mano de obra barata a los rebeldes con el propósito de  extirpar  de raíz a díscolos del crimen organizado que no le son afines, y que montados en su poder de fuego se han apropiado de territorio suyo. El objetivo  apunta, primero al exterminio del enemigo común, luego  a la profundización de la estrategia de asimilación, desgaste y desmovilización de los rebeldes, incluso penalizándolos. Esto se llama matar dos pájaros de un tiro y no es casualidad  que voces de ex miembros de los poderes del Estado revelen estas maniobras del Ejecutivo.
    El eventual éxito de esta estratagema llenaría de beneplácito a la tilinguería internacional, adicta a  las frivolidades y a la falsa piedad de los domingos, a la medida de que gracias a los medios el régimen  del Pequeño Hermano ha restaurado el Orden y el Estado de Derecho.

   Ante esta  conjetura –no olviden que esto es una hipótesis-ficción-  los rebeldes pasan a una segunda face, a partir de la convicción de que no se extirpará el crimen organizado sin un cambio de régimen,  lo que a la vez involucra nuevas metodologías, como movilización generalizada  en los centros urbanos, no pago de impuestos, cierre de frontera, huelga por tiempo indeterminado, etc.

   CUARTA HIPÓTESIS.-  Las tres primeras hipótesis son temerarias de modo que los sublevados honrando la unidad aceptan que cada región  decida por sí aceptar o no alguna forma de acuerdo táctico con el  régimen, a condición de no poner en peligro el objetivo común, no confrontar bajo ningún concepto con  grupos o manos nacidos bajo su égida o en formación,  unificar criterios con mandos populares a la espera de que las circunstancias definan nuevas estrategias. 

QUINTA HPÓTESIS.- La  seguridad de que el Pequeño Hermano da pasos acelerados  con el  objeto  de desprestigiar a  los sublevados, demonizándolos, incriminándolos en delitos  de toda índole,preparando el terreno jurídico para su desarme, persecución y encarcelamiento, da lugar a que se rompan los acuerdos firmados y continúen  su táctica de liberar  poblaciones cd toda forma de crimen organizado por igual a éstos como a las fuerzas del régimen. Ante este  nuevo giro debe resolver un dilema inesperado. Con dos frentes de batalla abierto, sublevados y narcodíscolos, más una sociedad hastiada de tanta violencia  que sale a la calle a pedir elecciones  anticipadas,  no tiene otra carta a jugar que obedecer a los  últimos con la esperanza de ser parte del nuevo gobierno. Así as cosas , asume el poder un nuevo gobierno bajo  el  juramento  de tomar como Ejército de la Nación a las fuerzas rebeldes, terminar con el crimen organizado y formar una comisión nacional de juicio y castigo de los crímenes llevados a cabo por el  narcoestado.

   SEXTA HIPÓTESIS.-  Los hechos por sí mismos hacen añicos  las cinco hipótesis precedentes. La realidad  es de un desborde  generalizado e incontenible ante la ineptitud y traición del gobierno. Ante la inminente  guerra  civil y los frustrados intentos del régimen de aplastar el levantamiento popular, cae el gobierno. El ejercito  dividido  entre  constitucionalistas y golpistas se llama a encuartelamiento en estado de alerta,  pero se niega  a reprimir a sabiendas que ese hecho los expone  a  ser juzgados por crímenes de lesa humanidad.  Un intento de gobierno de transición gatopardista tiene vida efímera. Sectores del ejército han desertado y se han unido a los rebeldes quienes finalmente toman el poder,,,                                                                                                                            

                                            .   .   .
   Bien, hipótesis o conjetura, lo expuesto sirve para tratar de entender una realidad que nos supera y aturde. Los protagonistas son  reales. Donde quiera  que se mire el país azteca está en estado beligerante.  Los informes que se me hacen llegar dicen que  no hay lugar en México que no escape de la violencia, Cuando la vida propia no vale nada, la del otro vale menos.
La mesa está servida, de buenas intenciones y cadáveres.. Ante esta evidencia, cave preguntar  cual es la  salida mesurada, objetiva y duradera ¿
   A menos que se llame a una CONSTITUYENTE  con un gobierno provisional de personalidades éticas  no veo salida inmediata a la crisis, y, a pesar de pesares , cualquiera de las hipótesis planteadas  con el correr de las horas puede convertirse en información  de último momento.

   En mi próxima nota trataré de avanzar sobre algunos puntos oscuros  de lo expuesto, a menos que los hechos  orienten otras reflexiones.

                                                                         Nahuél Ceró